Home / Estrategias anticrisis / Derribar el muro

Derribar el muro

 
   22.07.12 
¡Menuda semana finaliza! Hoy, al respecto, quiero reseñar algo constatable tras numerosas entrevistas con pequeños empresarios: muchos de ellos están a punto de caer en la resignación (algunos ya lo han hecho), en su faceta mas negativa: aquella que desemboca en una aguda desesperanza por no vislumbrar soluciones, y que cuando lleguen dentro de varios años ¡entonces todos calvos!.
 
Pero, me resisto a pensar que poco o nada se puede hacer, tanto al ámbito de la empresa como el de las AA.PP. Otra cuestión es ser realistas en los resultados a obtener. Pero, soluciones hay, casi siempre. Veamos algunas experiencias.
 
Me referiré a 5 empresas que en 2010 presentaban una severa crisis, con caída de ventas > 20 %, costos desbocados, etc. En primer lugar se diseñaron los precisos escenarios de evolución del mercado y la demanda (con descensos previstos para 2010-2012 del 10 % al 25 %): en 2 de dichas pymes se optó por un escenario intermedio del -15 %; y el resto se adaptó al peor porque parecía lo más prudente. En febrero del presente 2012 se revisaron las previsiones: el peor pasó al -30 %, y las 2 primeras empresas se situaron en una proyección del -15 al -20 %. En el resto se actualizó el contexto sin dificultad. Los incrementos en % de caída en todos los casos fueron asumibles. Las medidas abordadas al principio evitaron la debacle.
 
Las acciones que se adoptaron fueron variadas, pero con un común denominador: actuar con realismo y responsabilidad, e involucrar a todos los empleados y directivos a partir de una absoluta transparencia (que no suele ser habitual), de tal forma que la realidad de los números se expuso con crudeza. Prácticamente todos entendieron que la única forma de salir adelante era sumar y adherirse a los planes de contingencia pues lo contrario seria peor. Lógicamente esta filosofía implica que cuando todo mejore hay continuar en dicha dirección.
 
Por término medio los costos de personal se redujeron un 22 % (parte en este año), se compró mejor, se gestionaron las existencias con superior eficiencia, y -en definitiva- se está aguantando el chaparrón (no sin dificultades) con cierta dignidad. Insisto en los puntos claves: se cogió el toro por los cuernos, no se retrasaron medidas precisas y se informó con eficacia para lograr que todos se subieran al carro. Cuando a las personas, que suelen ser sensatas, se les habla con sinceridad y claridad, se despierta un sentimiento de solidaridad y compromiso que confirma por qué las empresas dependen en primer lugar de sus RR.HH. (y después de la tecnología).
 
En paralelo a los procesos para reformular los negocios, se han tenido que afrontar otros («nuevos efectos colaterales»), que afectan a los dueños y principales ejecutivos: a menos ventas más sensación de problemas; a más problemas la cabeza se encoge, poniéndose a la defensiva, y se entra en una exagerada espiral (causa principal de la resignación) donde sólo se ve lo negativo, se pierde capacidad de reacción, se saca menos provecho al tiempo y se está «mucho más ocupado», no se es creativo … y se levanta una pared ante nuestras narices que impide tener profundidad, visión de conjunto y tomar decisiones. Ojo a esto: hay que superarlo y derribar el muro o sortearlo, centrándose al máximo en la estrategia.
 
Con un plan y actuando a tiempo (o cuanto antes) con determinación, muchas empresas aguantan mejor y van poniendo cimientos para salir adelante, inclusive aferrándose más que nunca a la MISIÓN que tenga la entidad y reforzando la cultura del esfuerzo y el trabajo en equipo, contando mucho más con todos (¡qué mal se hacía antes en determinados casos!). En estas circunstancias fijar nuevos objetivos estratégicos es posible, y no se centrará el esfuerzo sólo, por ejemplo, en  recortar gastos de personal como casi única solución. La cuestión es no llegar tarde. Cuanto antes mejor, llevando la iniciativa que sea posible.
 
Y, aprovechar estos momentos tan duros para implementar una nueva faceta de la cultura empresarial: que mejore nuestra capacidad competitiva personal y la de nuestros colaboradores. Cito una idea ya expuesta antes en este blog: cada vez se hablará menos de pymes competitivas y más de personas competitivas que impulsarán que sus empresas lo sean.
 
 
 
Copyright © 2012 por F. Javier Díaz
Todos los derechos reservados

Acerca de posecofjdiaz

Igual le Interesa

¿HEMOS CAMBIADO o MÁS BIEN SE HA PRODUCIDO UNA ADAPTACIÓN? (I)

Da la impresión que muchas cosas no son como eran en 2006. De este largo periodo …

10 comentarios

  1. Me impresiona lo que dice del muro o la pared. Tenemos que llevar cuidado para no caer en la espiral que nos dice. Es verdad. Y tenemos que ser muy rápidos en las medidas.
    Gracias por su articulo.
    Un abrazo. Pedro

  2. Gracias, Pedro por tu comentario. La rapidez es clave una vez hayamos diagnosticado qué debe hacerse, cómo reorientar el negocio -si fuera preciso- etc.
    Saludos.

  3. Adaptarse a las circunstancias es fundamental y de hecho Españan necesita un buen análisis de entorno, porque desde fuera se ve que algo falla. No perder la perspectiva. Buen artículo quiza se mereciera una segunda parte

    Un saludo

    • Gracias, Andrés. Efectivamente habrá una segunda parte, aunque sin configurar una serie. El artículo original era bastante largo y decidí partirlo en dos. La segunda entrega abordará la otra visión de la cuestión, la de las AA.PP..
      Saludos cordiales.

  4. Hemos pasado de una catarsis a una necesaria metamorfosis de nuestro sistema, tanto social como económico y moral.

    Hay que diseñar nuevas formas de negocio, nuevas reglas de juego y nuevas estrategias y no morir por unas raíces putrefactas y viejas.

    • Gracias, José Antonio por tu comentario, con el que coincido plenamente (sobre todo cuando te refieres a lo social, económico y moral).
      Saludos cordiales.

  5. Estimado Javier: Te deseo todo lo mejor porque acabo de leer tu comentario y veo que tienes ideas muy claras y una bonita misión en estos momentos tan decisivos. Bueno y porque estás ayudando a levantar mi empresa. Sé que lo vas a conseguir porque tienes en tus manos buena materia prima. Salud………..y suerte.

  6. Mercedes Aleixandre

    Excelente publicación, tienes mucha razón «hay que coger el toro por los cuernos». No me cabe ninguna duda, el proceso de reflexión estratégica es más necesario que nunca. Un buen diagnóstico, una misión clara y un plan preciso que tenga en cuenta el entorno y las propias capacidades internas, constituye una guía que permite a las empresas mantenerse enfocadas y alineadas con los resultados, y por tanto, menos vulnerables a la negatividad que éste entorno «tóxico» llenos de noticias negativas nos transmite. Como el malabarista caminando sobre la cuerda floja: a su alrededor, el abismo, pero sus ojos están enfocados en la meta, lo que le permite estar comentado, mantener el equilibrio y, finalmente, conseguir el resultado deseado.
    un saludo,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *