EL CABALLO QUE TIRA DEL CARRO

Llevo unos días releyendo algunos discursos del siempre actual Winston Churchill. Tengo casi todos sus libros y siempre me ha inspirado en lo relativo a liderazgo y estrategia. Y, a propósito, quiero reflexionar sobre “el caballo que tira del carro”. Me explicaré.

el caballo que tira del carroAcabo de enterarme (mejor dicho, confirmar) que dos dueños de pymes que conozco lo están pasando fatal. Cuando ya habían remontado el vuelo tras la crisis de 2008, otra vez están en serios apuros porque su facturación bajó muchísimo durante 2020 (el dichoso coronavirus).

Ahora, están intentando por todos los medios evitar cerrar: como en otros momentos vuelven a poner sus recursos personales en liza. ¿Qué ocurrirá? Ya veremos.

Y,  también he leído recientemente las declaraciones de un político (no es el único) que alababa lo “público”  -¡que manía de confundirlo con los asuntos de interés general!- como la mejor y casi única solución, para crisis como la actual: todo el mérito es del estado, venía a decir. De los empresarios (“lo privado”), ni mención.

Imagino que habrá puesto él el dinero, o quizás los recursos habrán salido de debajo de las piedras. Pero, si no me equivoco, son los contribuyentes los que tacita a tacita permiten que haya dinero disponible, aquí o en Europa, para situaciones como las que lamentablemente estamos viviendo por la covid.

Y, además, no podemos olvidar que gracias al esfuerzo de muchas Pymes (que han luchado por mantener el empleo con el apoyo de sus trabajadores) no estamos peor. Pero de esto pocos hablan: ¡qué escaso reconocimiento social al papel de los empresarios! ¿Por qué ocurre? ¿Por motivos ideológicos?.

el caballo que tira del carro
(foto by Marcos Pena)

Hay muchos políticos  (no todos, claro) que no entienden lo que es una empresa y el importante rol del empresario. Viven en su microcosmos, mirando la realidad por un canuto y sin percibir qué mueve realmente la actividad económica.

Vuelvo al principio. Hay una frase atribuida a Churchill (conozco otras en el mismo contexto), que quiero citar: “Muchos miran al empresario como el lobo que debe abatirse; otros lo miran como la vaca a ordeñar; pero pocos lo miran como el caballo que tira del carro“.

Y, esta otra del mismo estadista británico puede servirnos también para la ocasión: “El problema de nuestra época es que la gente no quiere ser útil sino importante“.

A falta de solidez intelectual y profesional, hay personas que optan por llamar la atención en redes sociales: así “son importantes”, deben pensar, redescubriendo la rueda; y aprovechándose de su prestado status, minusvaloran lo que representa la empresa privada y sus protagonistas concretos.

Los empresarios no necesitan aplausos, pero pueden agradecer que otros los vean útiles por su misión social.

Muchos dejan un legado. Y, además se juegan su dinero.

Y, para terminar quiero resaltar -en el mismo ámbito-  lo que dijo hace unos días el presidente de Mercadona (recogido por Expansión, 19.06.21): “la recuperación la haremos las empresas, los empresarios, los autónomos, los ejecutivos, los directivos y los trabajadores, y no la harán los gobiernos“. Tajante, sí. Y, continúa: “… los empresarios junto a los trabajadores hemos sido el caballo que ha tirado del carro de la economía durante esta pandemia …, mucho pico y pala cavando un túnel del que no veíamos el final pero sabíamos que existía …”

¿Quién es el caballo que tira del carro, el de la vida real, en tiempos convulsos como los actuales? No perdamos la perspectiva.

En definitiva hablamos de liderazgo, reputación, de ser personas competitivas, útiles, y del papel de las empresas, también de las pymes.

Otro día escribiré sobre “políticos competitivos” (algunos hay).

Saludos cordiales a todas y todos.

@fjdiazconsultor

Copyright © 2021 por F. Javier Díaz. Todos los derechos reservados

Acerca de F.Javier Díaz

Igual le Interesa

tener calidad en el fútbol

TENER CALIDAD EN EL FÚTBOL

Estos días de Eurocopa, escuchamos a muchos periodistas y “expertos” decir que tal jugador tiene …

6 comentarios

  1. José REXACHS del Rodario

    Que comentario más cierto y real. Bendito Empresario y Autónomo tan poco reconocido. Que vergüenza el Estado como Empresario, que falta de competetividad. No se han dado cuenta que cuando el Estado Privatiza cualquier gestión resulta ser más económica y eficaz. Yo me acuerdo cuando el transporte público municipal de Las Palmas de Gran Canaria era prestado por las famosas Guaguas Municipalesen manos privadas, les doy mi Palabra de Honor, estaban mucho mejor cuidadas, nas limpias , pero sobretodo, duraban en los talleres lo mínimo, más averías se resolvían en un periodo muy breve de tiempo, como hoy los taxistas y es que el ojo del amo, engorda el cabello. Y Barco parado no gana flete. Al buen entendedor pocas palabras bastan. Lis politicos se llevan la boca, presumiendo su ayuda, y ésta brilla por su ausencia o por por la malísima gestión en la concesión, siendo inexplicable que con la necesidad que hay, se devuelvan muchas de sus cuantías por lo complicado y absurdo de la tramitación de las solicitudes Solicitudes, requisitos y trámites. En vez de facilitarlas, parece que lo complican todo para no pedirlas y como siempre, las reciben siempre los mismos, especialistas en conseguir Subvenciones pero no en ser competitivos y crear puestos de trabajo y auténtica riqueza para el país

  2. Este artículo me parece muy muy adecuado y más ahora. Por experiencia propia estoy de acuerdo. Y lo del canuto pues creo que tiene razón, y dónde los venden porque el que los fabrica debe haberse hecho rico de todos los que ha vendido.
    Un saludo.

  3. He leido su post y creo que ha dado en el clavo. Muy útiles las frases que ha puesto.
    Inés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *