“Houston, tenemos un problema”

20.05.12
 
   La semana concluye con un mensaje severo: los mercados y determinados centros de decisión no terminan de creernos. Lejos de considerarlos como seres confabulados contra nosotros (bueno, algunos -los más especuladores- quizás sí), deberíamos analizar por qué no generamos output que puedan transmitir reputación a espuertas (ahora no basta con un poco). No ocurre así, como vengo recordando desde hace meses en este blog. Algo está ocurriendo en esa “caja mágica” donde determinados ingredientes (duendecillos llamados input) se combinan y mezclan, pero con resultados “inesperados”.
 
Podemos aplicar aquí la famosa frase pronunciada por Jack Swigert, astronauta y piloto del módulo de mando del Apolo XIII, el 13 de abril de 1970 a 320.000 km de la Tierra: “Houston, tenemos un problema“. Y no era pequeño: las cédulas de combustible que aportaban energía, agua y oxígeno, fallaron. Aquí, el problema creo que lo tenemos desde hace mucho tiempo.
 
Es obvio que un país debe tener ventajas competitivas para tener éxito. Y, como expuse en un blog anterior (1) necesitamos “fuentes” para generar dichas ventajas, que en un proyecto como el “Club UE” deben ser comunes a los países que lo integran, en ciertos temas. De esa forma habrá ventajas que permitirán articular una estrategia competitiva, con el resultado final de alcanzar los objetivos que se hayan planteado (p.ej. superar la crisis). Y, como varias de las “reglas del juego del Club” son precisamente también fuentes y las marcan países concretos, o nos parecemos a ellos o mal vamos, sin términos medios: o nos acercamos a la Tierra o nos alejamos de ella.
 
Las fuentes quizás más significativas son la seriedad y credibilidad (base de la reputación), que además de ser generadas por un gobierno concreto deben serlo también, y necesariamente, por una cultura social. Por ello me atrevo a afirmar que querer (tener reputación) no siempre es poder. Esto, en mi opinión, está ocurriendo ahora. Y, la pregunta sería: ¿qué deberíamos hacer para disponer de dichas fuentes, o que tuvieran mayor presencia? Quizás mediante el trabajo propio mucho mejor hecho, cumpliendo,  no distorsionar la realidad, ser muy exigentes con los cargos públicos, …  Aquí lo dejo (de momento), pero quizás no baste con el ¡qué bien se come en España! como elemento diferenciador destacable.
 
Durante los siglos XV-XVII (más o menos), España implantó sus reglas en el mundo mundial. Y, ahora son la “fría Europa” y los países anglosajones quienes lo hacen (pronto serán los orientales, como me decía esta semana un buen amigo). Son periodos que pueden durar muchos, muchos años. 
 
Quizás la madre de todas las soluciones tenga que partir de la propia sociedad civil (y no de extraterrestres), que juegue realmente su papel y de entender cuales son los asuntos públicos que deban ser abordados (no habría otra forma) por alguien en representación de todos; y, en qué otros aspectos de la vida la sociedad no puede renunciar a su propia responsabilidad.
 
Volviendo a “las fuentes” y las reglas del juego del club, veamos dos ejemplos (reconozco que estoy en el límite fronterizo de mi intención final, ser competitivo, lindando con otros ámbitos que no quiero sobrepasar):
 
1) Hay una oficina de supervisión fiscal  que vigila las cuentas del gobierno inglés, porque aquello de “médico cúrate a ti mismo” no siempre funciona. Refiriéndose a los inminentes Juegos de Londres, dicha entidad ha dicho que su efecto sobre el PIB será muy limitado (2). Me imagino que los representantes políticos no debieron quedar muy agradecidos por dicha conclusión independiente.
 
2) En una entrevista (3) a Tamara Rojo (una reconocida bailarina española, directora del English National Ballet), ésta explicaba (al exponer la implicación pública y privada para impulsar la danza) cómo el gobierno decide allí sobre los recursos que disponen los Arts Council, pero estos consejos independientes son los que finalmente distribuyen las ayudas a las compañías durante varios años según los programas (y la excelencia de los mismos, agrego) que presentan. Esto facilita el mecenazgo privado, evidentemente, porque hay una mínima garantía de eficacia y prestigio. Tamara  venía a decir (así lo interpreto) que esta forma de proceder sería impensable en España.
 
Ya se que no todo el monte es orégano, pero … si cada ciudadano nos convirtiéramos en auténticos “agentes sociales sostenibles”, es probable que los input generaran output reputables. ¡No nos queda camino por andar, y cuanto antes empecemos mejor!
 
Por cierto (cambio de tercio y acabo), no recuerdo donde leí que una compañía aérea oriental ha reconvertido su imagen corporativa y la atmósfera de sus vuelos (tarjetas de embarque, decoración de los aviones, …) en relación a Hello Kitty, para así ser atractiva turísticamente, reconvirtiéndose en profundidad. Es un ejemplo de innovación a colación del último blog que publiqué.
 
Felicidades al Chelsea FC por ganar la Champions y buena semana a todas y todos.
 
 
(1) https://www.podemossercompetitivos.com/2011/10/la-fuente-de-la-felicidad/
(2) Citado en diario Expansión, 28.04.12.
(3) Ver la entrevista en El Mundo, 29.04.12.
 
 
Copyright © 2012 por F. Javier Díaz
Todos los derechos reservadosumidor

Acerca de F.Javier Díaz

Igual le Interesa

podemos llegar tarde a la venta online

PODEMOS LLEGAR TARDE A LA VENTA ONLINE

Está ocurriendo lo que parecía muy difícil: que la venta a través de internet se …

10 comentarios

  1. Yo también felicito al Chelsea.
    Este artículo, bastante de fondo, me ha gustado. Debería escribir más del asunto.
    Pedro

  2. Muchas gracias, Pedro por tus comentarios. Tomo nota de tu sugerencia.
    Saludos.

  3. Muy denso y de mucho contenido, seguro que me supera,pero quiero leer entre líneas algo que voy a decir en lenguaje mas coloquial y sencillo. En primer lugar nos inculca que como ciudadanos de a pié tenemos que pasar de una actitud pasiva y espectadora a otra mucho mas activa y exigente sobre todo con nuestros dirigentes políticos, no basta esperar a una nueva convocatoria electoral para premiar o castigar con nuestro voto, tenemos que exigir ya.
    En segundo lugar también entreveo que la “época” de la “REGADERA”, pasó a la historia. Quiero decir no podemos pretender que nos den peces, debemos exigir que se nos faciliten cañas de pescar y somos nosotros los que tenemos que pescar y conseguir los peces. Estamos acostumbrados a pedir subvenciones y ayudas para todo, y en época de bonanza nuestros políticos querían contentar a todos y ayudar a todos por igual, es a lo que yo llamo la “regadera”, pero en tiempos de “Recortes” el sistema cambia y ahora no se puede repartir por igual, sino que se premia o castiga depende del esfuerzo y del trabajo y las organizaciones, asociaciones o cualquier colectivo que haga los deberes, estará en mejor disposición de que se colabore con él facilitándole la ayuda de la clase que sea, de la que no los haga.
    En definitiva, quejarnos menos, exigir mas y ponernos las pilas que son tiempos duros, pero con el convencimiento que de ésta salimos, de que no hay mal que cien años dure y que son tiempos de adquirir prestigio y credibilidad y en ese camino estamos

    • José, gracias por los comentarios y muy interesante la reflexión que haces. Tendremos que volver sobre estos temas.
      Saludos cordiales.

  4. Andrés Guerra

    Coincido plenamentente en lo publicado en el artículo y en los comentarios de Jose Rexachs, pero yo añadiria tambien que la crisis de valores es tambien lo que nos está pasando factura y es por tanto hora de hacer frente y hacer juicios de valor, es un tiempo de autocritica y reflexión individual. Preocupemonos porque ofrecer al estado no por lo que el estado nos puede ofrecer a nosotros o que consideremos que nos debe dar

    Un saludo

    • Interesante, Andrés este comentario, que junto el de José Rexachs, inciden en cuestiones de fondo.
      Saludos cordiales.

  5. Sobre estos temas debe volver a tratarlos.
    ¿tenemos los ciudadanos claro nuestro papelcomo parte del país, o dejamos que los políticos piensen por nosotros? Que envidia me da la sociedad inglesa. La artista tiene razón pues aquí es otro mundo.
    Tenemos un gran problema como país. No se. Su titulo del articulo lo dice todo.
    Muchos saludos a usted y los comentaristas.
    José m.

  6. Me uno a los comentarios expuestos, me parece muy interesante, muy denso y por encima de todo muy logrado.

    Leer tu publicación me ha recordado la siguiente cita “Nos han movido el queso, vamos a buscar uno nuevo” de la obra escrita por Spencer Jhonson, Quién se ha llevado mi queso.

    Quizás la sociedad española, (y con esto nombro a cada hijo de vecino), se haya acomodado y bajado la guardia como hicieron Kof y Kif (dos de los actores del cuento), descuidando el queso, dejando que este se pusiera mohoso, se fuera agotando y no tomaran medidas al respecto.

    Es ahora, cuando hemos llegado a una situación crítica, cuando intentamos (algunos) sacar la cabeza al laberinto y buscar el camino que nos lleve al nuevo queso que nos está esperando, alcanzarlo y una vez allí mantenerlo bien vigilado, olisquearlo para cuidar que no se ponga mohoso, explorar fuera de nuestra central quesera y mantener localizadas las zapatillas (en mi tierra playeras) por si las necesitamos para volver a salir al laberinto a buscar nuevo queso.

    Es cierto que la situación actual es dura, que estamos rodeados por una ola de pesimismo y abatimiento, pero como dices en otra entrada de tu blog (https://www.podemossercompetitivos.com/2012/05/nunca-es-tarde-si-la-dicha-es-buena/), y como dice José Rexachs Rexachs “no hay mal que cien años dure”.

    P.D: Sobre el último apunte de tu entrada (“…no recuerdo donde leí que una compañía aérea oriental ha reconvertido su imagen corporativa y la atmósfera de sus vuelos… en relación a Hello Kitty…Es un ejemplo de innovación a colación del último blog que publiqué…”), comentarte que hablas de la unión que han llevado a cabo Eva Airlines y Sanrio para crear el servicio de viajes Hello Kitty Jet Airlines, que operará vuelos directos desde Taipei a Shanghai, Hong Kong, Sapporo, Tokyo y Seúl.

    Es sabido que los artículos de Hello Kitty son quizás de los más representativos del consumismo asiático. Me atrevo a apuntar que basándose en ello han trazado su estrategia, la compañía pretende convertir un vuelo en una experiencia única, transporta (en doble sentido) al pasajero en un mundo completamente caracterizado en el que aprovechan para ofrecer todo tipo de artículos inspirados en la linda y amorosa gatita.

    Dácil Almeida.

    • Muchas gracias, Dácil, por tus oportunos y precisos comentarios, en alguno de los cuales esperamos tus positivas aportaciones futuras.
      Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *