LA MENTALIDAD ESTRATÉGICA

Hace unos días leí unas declaraciones del cazatalentos que «descubrió» a P. Isla para Inditex en 2005. Me llamó la atención lo que dijo sobre su mentalidad estratégica.

Fue en el diario Expansión donde se publicó lo que explicaba Carlos Alemany, el referido profesional de una disciplina que va mas allá de «la selección de personal», pues buscar un líder es muchísimo más complejo que cubrir un puesto.

mentalidad estrategicaAlemany destacó varias cualidades que observó en Pablo Isla: «su combinación interesantísima de autoestima, autoconfianza y humildad».

Y, continúa: «… Lo que tiene Pablo Isla es un pensamiento conceptual elevado, de manera que le explicas un negocio y, sobre la marcha, lo hace suyo y lo mejora».

Además, resalta su capacidad estratégica: «Le cuentas algo que desconoce y crea ideas sobre ese modelo de negocio».

Particularmente, prefiero usar  el término «mentalidad«, y por eso lo aplico aquí.

Cuando se tiene ese don, en el que lo emocional y lo intelectual están perfectamente alineados, en un grado superior, la persona en cuestión sabe sintetizar muy bien lo que está ocurriendo (diagnosis), y proyectarlo al futuro (visión).

Y, ello le permite centrar la atención en lo importante, fijar objetivos e identificar qué estrategia es la más adecuada para lograrlos.

Muy pocas personas, quizás < 5 %, tienen una cabeza tan ordenada y «amueblada» como aquellas que disponen de ese santo grial, esencial para la alta dirección empresarial, que denominamos mentalidad estratégica.

Lo cual nos lleva a otra cuestión: el talento puede «medirse y pesarse», no es algo abstracto, todo lo contrario.

Y, sin talento es muy difícil dirigir y tomar decisiones acertadas, sobre todo a determinados niveles en la sociedad. De ahí que sólo unos pocos tengan posibilidades objetivas de asumir determinadas responsabilidades, porque tienen más talento. No es clasismo: es una realidad natural.

Las empresas que tienen una gestión de RR.HH. en la que, de forma prioritaria, buscan y/o promocionan a los mejores, dispondrán no de una sino de varias fuentes de ventajas competitivas, esenciales para triunfar.

mentalidad estratégicaY, si como parece en el caso concreto  de P. Isla, a la capacidad de síntesis y de visión se le añade el liderazgo, entonces sí que estamos hablando de una persona extraordinaria, pues lograr que una vez marcado el camino todos lo sigan qué es sino la mayor garantía de éxito. Y, esto sí que no tiene precio.

En definitiva, mentalidad estratégica y liderazgo. O, dicho de otro modo: talento práctico en grado superior.

Y, llegados a este punto, me sonrío al pensar en cómo gestionan a sus equipos los partidos políticos. ¿De verdad tienen en cuenta, habitualmente, el talento que hay en la sociedad?

¿Quieren los (mal llamados) líderes políticos rodearse de personas de auténtica valía, y no de obedientes amiguetes?

Seguro que hay muchas excepciones, claro.

Y, sigo con mi sonrisa de oreja a oreja cuando recuerdo a alguna lumbrera política que, según dicen, estaría encantado de abrirle las puertas al susodicho directivo.

Por eso, cuando pienso en los 140.000 millones de € que la UE está poniendo a disposición de España (la mitad hay que devolverlos), para cambiar el «modelo productivo» (¡cómo les gusta a algunos este término!), enseguida me pregunto quiénes serán los responsables de esa gestión. Y, me echo a temblar.

No estoy hablando de colores sino de talento.

En fin. Acabo, volviendo al tema central de este post, la mentalidad estratégica de P. Isla, de quien podemos sacar muchas e interesantes enseñanzas, también las pymes.

Saludos cordiales a todas y todos.

@fjdiazconsultor

Copyright © 2021 por F. Javier Díaz. Todos los derechos reservados

 

 

Igual le Interesa

objetivos

LOS OBJETIVOS DEL NUEVO AÑO

Siempre que pensemos en los objetivos del nuevo año (2022 en este caso), en lo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.