LOS OBJETIVOS DEL NUEVO AÑO

Siempre que pensemos en los objetivos del nuevo año (2022 en este caso), en lo primero que deberíamos centrarnos  es en el grado de cumplimiento del anterior ejercicio.

Conviene, por tanto, realizar una evaluación sincera y objetiva de lo ocurrido en 2021. Si  hemos logrado un 80 % de lo previsto, podemos sentirnos muy poco satisfechos. Un 90 % significaría cumplir a medias.

Sólo con un 95 % o más, entonces, podremos decir que hemos tenido un buen año.

Y, siempre todo por escrito: los buenos deseos y/o impresiones se los lleva en viento.

Quiero, en este punto recordar lo que escribí en este blog hace un año más o menos (objetivos de 2021). Lo pongo en cursiva:

«… concretar objetivos no es confirmar nuestros «anhelos o lo que nos gustaría», sino establecer una directriz vinculante para el año que empieza … Me refiero al ámbito de la empresa y/o la actividad profesional.

Objetivos para 2021
Objetivos para 2022

Quiero destacar … que los objetivos … deberían «contar con cuatro ingredientes básicos: suponen un reto y un compromiso, tanto personal como de toda la organización, serán ambiciosos pero realizables, y deben ilusionar.

Sin dichos aspectos, los objetivos estarían vacíos de contenido y se convertirán en meros buenos deseos, como les pasa a muchos políticos que elaboran sus cartas a los Reyes Magos».

Todo lo que hemos vivido en 2020 seguro que condicionará los nuevos objetivos, e implicará clarificar en qué paradigma nos vamos a mover, y hasta que punto lo que ha sucedido ha cambiado todo o parte en nuestra vida.

Posiblemente, estemos hablando de adaptarnos al tremendo salto que ha dado el mundo de la empresa a nivel digital (tecnológico), y también revisar el concepto de negocio (diferenciación, volumen, segmentos objetivo, forma de trabajar, etc).

Elegir bien los objetivos (concentrar esfuerzos) es clave: no sirve de nada hacer una lista exhaustiva de todo. Además, determinemos cómo los revisaremos (sugiero hacerlo mensualmente, con mayor profundidad una vez al trimestre, y hacer un parón más detenido a mitad de año).

Y, los objetivos … deben ser compartidos con toda nuestra organización …»

Y, terminaba dicho post hablando de nuestro estado de ánimo, que ha de ser sólido para, así, cumplir lo que nos hayamos propuesto.

Considero que lo recordado continúa estando de actualidad, a lo que agregaría algunas cuestiones relativas al actual contexto socio-económico específico.

Me refiero a dar respuesta a temas como: qué hacer ante las subidas de costos y si deberemos subir nuestros precios;  qué impacto tendrán sucesivas olas de la pandemia; respuesta a los cambios de comportamiento del cliente; etc.

En resumen, contar con una relación de objetivos, que son compromisos, cualitativos y cuantitativos, que de una forma u otra deberá incluir puntos de mejora que impliquen a cada área o departamento concreto de la empresa.

Objetivos que puedan lograrse, con esfuerzo. Plantear metas inalcanzables no es racional.

Y, termino con la piedra angula en la mayoría de las pymes: la capacidad de competir descansa en sus recursos humanos (RR.HH), fuente de ventaja competitiva. ¿Cuál será nuestra política al respecto, y su gestión? Ahí lo dejo.

Esperemos que 2022 lo recordemos porque los objetivos supongan un impulso renovado, en el ámbito estratégico de dirigir por objetivos (DPO), demostrando así nuestra capacidad de liderazgo.

Saludos cordiales a todas y todos.

@fjdiazconsultor

Copyright © 2022 por F. Javier Díaz. Todos los derechos reservados

Igual le Interesa

DPO

DPO (2ªparte)

En esta segunda parte de DPO (dirigir por objetivos), el autor termina de desarrollar su …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.