“No llores por mí Argentina” … y otras noticias

15.04.12
 
     Hoy quiero comentar varios temas muy diferentes entre sí, pero que me parecen interesantes. 
 
Hace unos días leí un artículo que se publicó en el diario Expansión escrito por Stéphane Garelli (1), y donde hace referencia al Anuario de Competitividad Mundial que elaboran. Expone las claves que marcarán 2012. En primer lugar, cuestiona el hasta ahora aceptado concepto de “economía global” (mundial, unificada y con modelos de negocio globales), porque -explica- hay demasiadas diferencias entre los países concretos y sus modelos de desarrollo, y la crisis actual está derivando en una fragmentación de la economía mundial. Las empresas “globales”, sigue, deberán dar respuestas más adaptadas a la situación de cada concreto.
 
En segundo término resalta que nunca ha habido tanto cash en los balances de las empresas más importantes; apunta que puede avecinarse una oleada de fusiones y adquisiciones. En tercer lugar incide en el problema del paro (10,4 % en Europa y 8,6 % en USA; a nivel juvenil las cifras son el doble de las indicadas, excepto en España que es casi cinco veces más). Se pregunta cómo se reducirán y argumenta que se deberá exportar y fabricar abordando una reindustrialización, y recuperando el peso que este sector ha perdido en términos de PIB: será, dice, la solución para economías maduras (más fabricación doméstica, el “madie in”).
 
Finalmente,  augura la superviviencia del euro (bueno es tener estas positivas predicciones), esperando que el BCE sera el “prestamista de última instancia”. Esperemos que esta vez sea sí … porque (en mi opinión) no hay más remedio. Tiempo al tiempo.
 
Otra noticia. Me ha parecido relevante la firme determinación que se ha  mostrado en relación al problema reciente surgido con Argentina (Repsol e YPF), sin entrar en componendas que diluyan “determinados principios” básicos. Si quieres que te respeten tienes que hacerte respetar, lo cual puede extenderse a cualquier tipo de relaciones.
 
Argentina es un país, grande y complejo, donde he estado en numerosas ocasiones. Me ha quedado la impresión que en realidad había “varias argentinas”. A pesar de sus contrastes, resulta un país muy interesante. Un amigo de allá me regaló, y leí con mucho interés, el libro de Marcos Aguinis “El atroz encanto de ser argentinos” (2): describe muy bien determinadas situaciones y ayuda a entenderlas. Recomiendo su lectura. Podrá quizás comprenderse mejor, entonces, varios párrafos de la famosa “No llores por mí Argentina”, la canción más conocida del musical Evita (1978, Andrew Lloy y Tim Rice, adaptado al cine y cantada por Madonna, Don’t Cry for me Argentina, aunque me gusta más la versión de Nacha Guevara): “… debí cambiar y dejar de vivir en lo gris siempre tras la ventana…”
 
País maravilloso, Argentina, con personas muy preparadas y emprendedoras que deja huella, y quizás se parece a nosotros mucho más de lo que aparenta (aunque también hay notables diferencias): de ahí que la crisis que vivieron tenga determinadas semejanzas “de fondo” con la situación que estamos viviendo aquí, en España (así me lo ha recordado esta semana un buen amigo que está de viaje en Bangkok). Ahí lo dejo.
 
Precisamente, durante las últimas semanas me han llegado algunos correos referidos al concepto de “reputación” aplicado a los territorios, que expuse y publiqué en febrero en la serie To be or not to be (3), en este mismo blog.  Quiero referirme a dichos comentarios recibidos, que exponían cómo, ahora, a los ciudadanos lo que les interesa son los resultados y no cómo se obtienen, no compartiendo por tanto algunos de mis planteamientos porque -decían- la reputación es muy difícil de lograr en los tiempos actuales donde se cruzan todo tipo de intereses (como ocurre con los mercados). En mi opinion, pudiendo entender lo relativo a dichos resultados, quizás estos no sean sólidos y perdurables y/o se lograrían en mayor cantidad precisamente por la confianza que genera la reputación. Lo que pensemos de nosotros es irrelevante, siendo decisivo “cómo nos  vean “, y si de seriedad se trata, con mayor motivo.
 
Buena semana a todas y todos.
 
 
(1) La competitividad en tiempos de incertidumbre. Garelli es Director del Centro de
Competitividad Mundial de IMD (escuela de negocios), Expansión 06.04.11.
(2) Editorial Planeta, 2001.
(3) https://www.podemossercompetitivos.com/2012/02/to-be-or-not-to-be-i/, y siguiente.
 
 
 
Copyright © 2012 por F. Javier Díaz
Todos los derechos reservados

Acerca de F.Javier Díaz

Igual le Interesa

podemos llegar tarde a la venta online

PODEMOS LLEGAR TARDE A LA VENTA ONLINE

Está ocurriendo lo que parecía muy difícil: que la venta a través de internet se …

14 comentarios

  1. Vale la pena. Gracias por tu comentario.
    Saludos

  2. Me ha encantado su comentario tan internacional, y también su “mensaje”: los países tienen que ser serios. La reputación como dice es esencial, y me parece muy bien que lo diga como seriedad. Me parece que aqui tenemos mucho que aprender.
    Muchos saludos

  3. Muchas gracias, Pedro, por tus comentarios.
    Saludos

  4. Lo de la nueva industializaciom debemos tomar nota porque nos hemos acostumbrado a todo lo tecnológico. Y lo de Evita y la canción da que pensar. Como dice otro comentario también me gustaría conocer Argentina, aunque no han estado acertados al meterse tanto conRepsol.
    Felicidades por este articulo
    José m

  5. Te felicito por el articulo. Muy interesante.

    Saludos cordiales,

  6. Buenos días Javier, he leído tu artículo y me viene a la memoria el comentario de una emprendedora del vivero que nació en Argentina y que durante la crisis de aquel país emigró a Canarias, y me comentaba que si no tomabamos algún remedio ya, las cosas se nos podía ir de las manos, pues ella recordaba que Argentina inició su crisis económica de forma similar.
    También leí dias atrás que nadie quiere hablar de la experiencia de Islandia y cómo han recuperado su economía. Creo que los intereses de los mercados quieren borrar las formas de solucionar la crisis de aquellos paises que se recuperan sin que ellos tomen parte, sino que además les dan el trato merecido por ellos.
    Es la reflexión que me suscita leer tu artículo.
    Saludos

  7. La reputación es fundamental. El fin no justifica los medios, yo soy partidario de “Honra sin barcos, que barcos sin Honra”. Por supuesto que se y compruebo que hay una crisis de valores y que la tendencia es a “Tanto tienes, tanto vales”, vivimos un materialismo exagerado y creemos que el dinero lo soluciona todo y da la “Felicidad tan ansiada”, y sin dejar de reconocer su necesidad y utilidad, que a ninguno se nos escapa, no cabe duda de que el nivel cultural, la formación, la honradez, la moralidad, de las personas son valores que sin necesidad de vincularlas al dinero, son reconocidos por la sociedad en general y dignos de admiración y respeto. Pero también es verdad que cada vez está mas generalizada la idea que las grandes fortunas y la riqueza material está muy unida y vinculada a una falta de ética y escrúpulos y a comulgar con lo ahora mismo criticado de que “El fin no justifica los medios”

  8. Quise decir al final “El Fin (para muchos) si justifica los medios”. Afortunadamente yo no me encuentro entre esos “muchos”

  9. Al leer este interesante blog me viene a la cabeza dos ideas que considero importantes.Uno el apoyo que todo español de a pie deberia de dar a todas empresas que crean fuera y dentro de España y con ello ayudan al pais y lo segundo, que lo que se pone de manifiesto con tanta globalización , desigualdades, desajustes y diferencias entre paises, es que el saber hacer las cosas bien, cumplir a tiempo y tener una seña de identidad propia, refiendome al mencionado ” made in spain” del blog, es y será siempre fundamental.

    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *