TENER CALIDAD EN EL FÚTBOL

Estos días de Eurocopa, escuchamos a muchos periodistas y “expertos” decir que tal jugador tiene mucha calidad y ¡qué bueno es! Pero creo que tener calidad en el futbol, u otra actividad profesional, es algo diferente a lo que pretenden indicarnos los referidos.

Y, lo digo porque dichos “gurús (que en ocasiones no entienden qué es el fútbol) se refieren a que un jugador ha hecho un caño o dado un taconazo. Para ellos eso es calidad, lo vistoso; pero lejos de la esencia que permita calificar a un profesional como competente, o donde quiero centrarme: ser competitivo.

Personas competitivas

Ser competitivo es saber desarrollar la capacidad denominada “competitividad“, y que me gusta denominarla de una forma concreta (ver imagen).

tener calidad en el fútbolPor tanto es querer, poder y lograr unos objetivos.

Y, como el fútbol es un trabajo en equipo (igual que en la empresa), la capacidad competitiva individual debe traducirse en una aportación decisiva para ganar un partido (resultado). Es decir: el buen hacer de tal futbolista -además de dar “rabonas”- debe ser determinante (con sus goles, sus asistencias, sus paradas tipo Oblak) para que el equipo triunfe.

Decía el gran Luis Aragonés que el fútbol es ganar y ganar, y ganar y volver a ganar. O dicho de otro modo: ser bueno es ser competitivo, y debe medirse ganando y contribuyendo a su logro.

Tal futbolista, alabado por un comentarista, además de “pinchar un balón” ¿sabe competir? Porque eso es ser bueno, en mi opinión.

Hace unos días leí en el diario AS unas declaraciones de Diego Pablo Simeone que centran bien la cuestión. Se refería a Bilardo. Transcribo:

tener calidad en el fútbol“A Carlos le tengo mucho respeto. Debuté en la selección en 1988 y aprendí a competir, porque talento lo tienen muchísimos futbolistas, pero competir lo hacen pocos. Competir con la voracidad de ganar no lo hacen todos, eliges el menor esfuerzo, te cansas …”

En definitiva, ser personas competitivas: aquellas que luchan con determinación para alcanzar sus metas.

En el mundo real -por ejemplo el de una pyme- competir es lograr sus objetivos. Lo demás son buenas intenciones o deseos. Si no alcanzas tus metas, no has sido competitivo. No se trata de intentarlo sino de obtener los resultados deseados.

La clave para ser competitivo descansa en dos elementos: poner el máximo esfuerzo; y tener ventajas competitivas (ser más rápido, preciso en el 95% de los pases, lograr 2 goles cada 4 disparos, parar 1 de 2 penaltis, etc.). Esfuerzo enfocado y apoyado en determinados talentos.

tener calidad en el fútbolEs cierto que en ocasiones sólo alcanzas -por ejemplo- un 80% de tus retos: entonces habremos sido competitivos no plenamente, pero sí en notable grado.

Distinto es quedarse en el 50 %: no habrás sabido competir bien ni demostrar calidad profesional.

Aquellos que lo intentan pero no lo logran, deben preguntarse si han puesto todo el esfuerzo necesario (más allá del “cañito”). Teóricamente podría ocurrir que lo intentes muchísimo sin alcanzar la meta; quizás se deba a carecer de las ventajas descritas. En todo caso, no habríamos sido competitivos sino voluntariosos (digno, pero insuficiente).

Tener calidad en el fútbol (o en nuestra empresa) lo dirán los resultados: es la forma correcta de evaluar; es decir con los objetivos (como el título) en el bolsillo.

Saludos cordiales.

@fjdiazconsultor

Copyright © 2021 por F. Javier Díaz. Todos los derechos reservados

 

Acerca de F.Javier Díaz

Igual le Interesa

la logística, actividad core

LA LOGÍSTICA, ACTIVIDAD CORE

Estamos observando cómo la logística está adquiriendo una importancia clave en la cadena de valor …

4 comentarios

  1. José REXACHS del Rodario

    Además de estar totalmente de acuerdo, creo que hay que destacar lo que es fundamental, que en el ejemplo descrito es muy fácil describir y sin embargo en la Pequeña y Mediana Empresa es mucho más difícil concretar, y no es ni más ni menos que definir El Objetivo.
    En un Equipo Deportivo es muy fácil, se trata de ganar un partido o una competición, o clasificarte entre los tres primeros o simplemente mantenerte en la Categoría. Pero en la empresa concretarlo y dirigir todas las actuaciones a alcanzarlo es fundamental pero muy poco frecuente. Las respuestas a esa pregunta es muy variopinta y muchas veces conformista. La simple supervivencia, sacar un salario, seguir adelante, etc.Frecuentemente poco ambiciosos y muy poco concretos. Creo que falta planificación por carecer de objetivos concretos

  2. Buenas. Llevaba tiempo sin hacer comentarios pero he leído sus post. Me ha parecido muy interesante este sobre el futbol. Lo que dice de ser competitivos es práctico y esclarece.
    saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *